DRALIVE!

Entretenimiento de calidad con los mejores temas sobre amor, consejos, imágenes, amigos animales, curiosidades, cosas divertidas, temas de salud y muchos más.

El Titanic, ¿y su posible profecía?



Quien menos debe conocer este nombre y su muy conocida pelicula. Sin embargo, la secuela original (nos referimos a la tragedia verdadera) fue más que impresionante al saber que dicho e inmenso barco se hundio al chocar con un Iceberg en su primera inauguracion . Y todo eso el 14 de abril de 1912.

Sin embargo, 15 antes, un novelista de nombre Morgan Robertson, tuvo una pesadilla que tuvo similitud con el suceso del Titanic, ya que en su sueño, un inmenso barco que se consideraba como "indestructible" se hundía en su primer viaje inaugural ocasionando una enorme tragedia.

Robertson consideró este sueño tan real, que decidió plasmarla en una obra intitulada “Futilidad”. El libro se publicó ese mismo año (1898), y las coincidencias con el naufragio del Titanic son increíbles.

Pero Robertson estaría bien lejos del Titanic aquella noche. Su libro, como consecuencia del accidente fue solicitado inmediatamente por las librerías de toda Europa y segundas y terceras impresiones empezaron a volar de las estanterías. Las similitudes eran demasiado cercanas como para ser ignoradas y Robertson fue rápidamente encasillado como un visionario. Pero igual de rápidamente pasó al olvido, a medida que las noticias del barco fueron desapareciendo de los diarios y la memoria del Titanic pasó a la historia.

Robertson había nacido en Nueva York en 1861, y había hecho su vida como marino mercante entre 1877 y 1886. Su experiencia en la marina había sido de gran influencia en su vida y sólo la dejó para casarse en 1894. Con sus conocimientos sobre el manejo de los puertos Robertson pensó en hacer negocios en el tráfico de joyas preciosas y para esto instaló un pequeña joyería en Cooper Union en Manhattan. Pero como lo que tenía de buen marino le faltaba de comerciante -y en 1896 una enfermedad de la vista le dejó físicamente imposibilitado para el trabajo- ese mismo año cerró la joyería y entró en dificultades económicas que durarían hasta el final de sus días.

Ante lo mencionado, veamos detalladamente las coincidencias que tiene el sueño de Robertson y el Titanic:

  1. El nombre del barco de la obra se llamaba Titán.
  2. El apellido del capitán de la nave en la novela y la realidad era el mismo: Smith.
  3. En el libro y en la realidad, el barco era considerado insumergible.
  4. En el libro y en la realidad, el barco era el más lujoso de su tiempo.
  5. En el libro, la eslora del Titán era de 243 metros. El Titanic tenía una eslora de 268 metros.
  6. En el libro, el Titán pesaba 75000 toneladas. El Titanic pesaba 66000.
  7. El Titán y el Titanic tenían tres enormes hélices de propulsión.
  8. En el libro, el Titán llevaba 24 botes salvavidas. El Titanic tenía 20.
  9. En el libro, el Titán iba una velocidad de 25 nudos cuando chocó con el iceberg. El Titanic iba a una velocidad de 23 nudos.
  10. El barco de la novela se hundía un día de abril en su viaje inaugural, horas después de chocar con un iceberg en el cuarto día de viaje.
  11. En el libro y en la realidad, mucha gente murió debido a la insuficiente cantidad de botes salvavidas.
  12. En el libro y en la realidad la travesía sucedió en el mes de abril (10 de abril de 1912).
  13. En el libro y en la realidad la velocidad máxima era de 24 a 25 nudos
  14. En los dos casos la capacidad máxima de pasajeros era 3.000, 2.000 pasajeros a bordo.
  15. Los dos barcos tenian tres motores.
  16. En el libro y en el titanic la rotura del casco fue a estribor.